8/1/09

La plaga de la humanidad

El génesis fue el primer documento del kitsch humano que le dio la "autoridad" al hombre para dominar a las "bestias" del planeta. Primer error de la humanidad: pensar que la dominación y explotación de las especies fue un derecho divino.
Pero posteriormente Descartes vino a extender no sólo el dominio de los animales sino de la naturaleza misma, el mundo y sus recursos se volvieron propiedad de la "racionalidad humana". Segundo craso error: Pensar que la naturaleza fue concedida a la humanidad porque somos una raza que "piensa".
¿Cuál ha sido el resultado de la combinación de estas ideologías sustentadas en la prepotencia humana? La explotación irracional del mundo, al punto del exterminio. Parece que la única manera de aprender esto es a través de la aniquilación de la propia humanidad.
La humanidad parece ser una plaga que azota al mundo, sin embargo, no debemos olvidar que la naturaleza está integrada por miles de organismos vivos que responden al exterminio humano. El calentamiento global es un síntoma de la podredumbre de los hombres.
"Los espejos y la cópula son abominables, porque multiplican el número de los hombres"... Y no hay nada más abominable que nutrir el ejercito de depredadores del mundo"

2 comentarios:

Ser Pensador dijo...

Hola:

Muy interesante tu reflexión. Sin embargo, por nombrarte algunos ejemplos, existen algunas comunidades indígenas que han vivido en armonía con la naturaleza. Por lo tanto, la humanidad se comporta como dices, pero como existen casos de demuestran real sabiduría humana, tengo esperanzas en que las cosas pueden cambiar.

Espero que sigas comentando en mi blog: eres un gran aporte.

Saludos.

Bayo

SER PENSADOR

luna dijo...

Me fascino este Post, breve pero muy acertado, y la reflexión del final es magnifica, lo malo de todo esto es que aún viendo que nos estamos acabando nuestro precioso planeta, no nos da ni un poquito de remordimiento, pues muchas personas contestan la estupidez " De todos modos me voy a morir" vaya que cinismo, aún cuando estemos en medio de la peor catástrofe, dudo mucho que exista un arrepentimiento colectivo.
Saludos!

Se produjo un error en este gadget.