21/8/07

El cuerpo

Desde el momento en el que nacemos nuestro cuerpo está encadenado a las reacciones y expectativas morales que la sociedad a construido a nuestro alrededor. El sexo, el color de piel, la condición estructural y el tamaño de nuestro cuerpo nos determina desde el primer segundo en el que llegamos a esta realidad y hasta el ultimo segundo en el que la habitamos.

Pero...¿Qué es nuestro cuerpo? ¿Un artefacto? ¿Nosotros mismos? Las respuestas son variadas y de distinta índole. La moral religiosa nos ha enseñado a estigmatizarlo como una construcción en la que reside una sustancia superior la cual es nuestro verdaddero yo, el alma. Sin embargo esta definición del cuerpo lo designa como una residuo material y mundano que nos recuerda en todo momento nuestro "pecado" y nuestra represión sexual.

Si el cuerpo es considerado un artefacto que se distingue por su materialidad de nuestra inteligencia, mediante la cual podemos subordinar y actuar sobre el cuerpo; entonces éste sólo sería un instrumento finito de nuestra existencia. De nuevo caemos en la dualidad de mente-cuerpo, en donde este segundo sigue obteniendo la peor de las partes.

Por otro lado si consideramos a nuestro cuerpo como a nosotros mismos, una de las extensiones de nuestra existencia con la misma importancia que las sustancia creativa de nuestra inteligencia; entonces el cuerpo deja de subordinarse y se convierte en un elemento que se debe de procurar y cuidar, sin caer en un narcisismo excesivo.

En otras palabras, si observamos a nuestro cuerpo como nuestra propia existencia, entonces podemos ser capaces de buscar nuestro propio placer y nuestro propio cuidado sin llegar a los extremos de obsesión banal y sin afectar el espacio de desempeño de los demás cuerpos a nuestro alrededor.

4 comentarios:

sirako dijo...

cómo hacerle cuando odiamos nuestro cerpo, si no tenemos otra cosa?

Anónimo dijo...

Todo se debe al hombre y esa necesidad de justificar la existencia, los dioses. Se dice que el hombre simbolicamente creo un dios y ahora lo destruye.
Lo que veo como verdad, ahora, es que sin duda el hobre construyo la historia de dios; el hombre, desde el concepto de genero, ha favorecido a su sexo.
Las sacerdotisas, las virgenes, la madre, la libertad sexual en general. "La masturbaci�n en la mujer es un doble pecado", dec�a mi abuela, "para que castigarte, si dios ya te castigo por nacer mujer" dec�a mi hermano antes de golpearme...
En fin, el sexo y el cuerpo son cosas que ya ni poseemos desde antes de nacer.
Me contactas???
Tulipan_xx@hotmail.com

Carlosdu dijo...

Es difícil cuando nuestro cuerpo lo observamos como algo maligno y desordenado, en realidad no hay cuerpo amoral ni cuerpo malvado, todos los cuerpos son parte de la inmensa variedad de la humanidad. Son tan diversos como las emociones que contienen dentro.

Carlosdu dijo...

Tulipan ya te agregue saludos espero que podamos chatear posteriormente.

Se produjo un error en este gadget.