10/5/07

El circo

Los circos que llegaban a mi ciudad siempre se ubicaban en un gran terreno a pocas cuadras de mi casa; el camino a la escuela siempre me confrontaba con el backstage del circo, la parte que los asistentes al espectáculo nunca veían.

Yo tenia el privilegio de contar con dos visiones sobre el gran show del circo. Cuando entraba al espectáculo podía divertirme viendo a los animales saltar o realizando cualquier tipo de extraordinaria actividad. Pero cuando pasaba por la parte trasera del circo siempre me dolía mirar a los animales encadenados y encerrados entre jaulas de las que jamás podrían liberarse, y en las cuales estaban destinados a morir.

Aquella tarde vi morir a una pequeño camello frente a mis ojos, estaba tirado convulsionando. Ese era el mismo camello que apenas un día antes yo había visto en el espectáculo corriendo al rededor del escenario con dos hombres encima.

El circo me enseño desde muy pequeño que de tras de cada escenario, puede existir un backstage, demasiado cruel y a veces sanguinario que no podemos imaginar.

4 comentarios:

Dragominaips dijo...

chale, qué feo! no se si ando muy sensible o qué pero casi me pongo a llorar. a veces la vida es retriste...

Mariana dijo...

A mí nunca me gustaron los circos. Ahora, no sólo no me gustan sino que los detesto. Los circos son lindos para mí si tienen seres humanos haciendo grandes proezas, si usan otros animales, la verdad es que no, gracias... Los circos deberían desaparecer. Si tuviera un hijo... no lo podría llevar al circo.

¡Besos Carlos!

Mariana.

AnaVitch dijo...

Jajaja me ganaron el comentario, pienso igual que Mariana.

No voy a un espectáculo que tenga animales, voy a uno de puros humanos, asi como el CIRQUE DU SOLEI, aunque en realidad nunca he ido, pero si me gustaría. jaja. Saludos!

Carlosdu dijo...

Bueno en realidad el ejemplo del circo es muy ilustrativo pero si lo trasladamos a otros niveles podemos observar el escenario de la armonia social bien maquillado y disfrazado por el gobierno federal; mientras que en el backstage se reprimen los movimientos de legitima lucha social en nombre de la maldita armonia social y el orden.

Se produjo un error en este gadget.