26/3/07

La mistificación de la mujer

En nuestra sociedad se dan continuamente muestras de mistificación y mitificación de la figura femenina, lo que en un último momento no sólo provoca el actuar cuidadoso sobre las mujeres, sino la opresión, la inferiorización, el control y uso de los cuerpos femeninos por parte de la hegemonía masculina. Explico a continuación.
La mistificación se desarrolla mediante dos procesos, el establecimiento de los privilegios femeninos y el trato masculino galante. Ambas situaciones se conjugan en las pequeñas acciones de la vida cotidiana como en la de abrirle la puerta para que pueda salir del automóvil, caminar al lado de calle por la acera y levantar la silla cuando la mujer se va a sentar durante una comida.
Puedo recibir uno que otro insulto por la siguiente aseveración; pero producto de estas formas de acción social, se establecen las normas de la condición de la mujer, la ideología que las mantiene bajo la opresión del patriarcado. El resultado final de su condición las determina como seres pasivos, dóciles, ineficientes e ignorantes.
Finalmente, al principal modelo y el más respetado dentro de los cuadros sociales al que puede acceder la mujer, es al modelo mítico de la madre, el modelo femenino más valorizado. Este imagen apreciada socialmente de la mujer recibe los máximos privilegios y respetos; sin embargo la doble moral también les atribuye la obligación de inferiorización, control y uso masculino sobre sus cuerpos.

2 comentarios:

Mariana dijo...

Es el doble discurso lo que me ofende. Esa mitificación de la madre, por ejemplo... y las mentadas, por el otro... ¿Cómo hacerle para no caer en el juego? para apartarse del colectivo y pisar otros caminos sin mito y sin faltas de respeto...

Darth Kijan dijo...

No cabe duda que tienes razón, muchas de las acciones que dices ahn contribuído a esa mistificacion de la que hablas, aunque tengo que externar por una parte un pequeño desacuerdo, yo si conozco chicos que hacen ese tipo de acciones y llevan una... doble moral en la que respetan a una mujer y cuando dan la espalda la tratan como un meramente un objeto o adorno que pueden presumir, en lo personal, yo si soy de esos que abren puertas, mueven sillas, el lado de la acera, pero no es porque las considere inferiores, fui educado solo por mi madre y ella me inculco esa educación, honestamente no tengo la intencion de que una mujer se sienta ofendida, el problema aqui es como diferenciar la delgada linea de la mistificacion y el respeto, creo que esos detalles de abrir puertas y demás no son exclusivos del género femenino, también en lo personal lo uso con el género masculino :) pero no cabe duda que es un excelente post Carlos :)

Se produjo un error en este gadget.