12/12/06

Neurosis del Estado Mexicano

Neurosis:
“Alteración mental que sufre un sujeto por un alto grado de ansiedad, producido por obsesiones o conflictos causados por otros individuos o de su entorno”

Asistimos hacia un estado de neurosis estatal que pretende legitimar su poder a través del uso de la violencia y la represión efectiva, no sólo contra los criminales de alta peligrosidad como narcotraficantes, sino también en contra de los miembros de la sociedad que manifiesten una mínima anomalía dentro del orden social, háblese de activistas y luchadores sociales o simples simpatizantes que por el hecho de manifestar su inconformidad por un tipo de gobierno son merecedores a ser acosados, desaparecidos y encarcelados en prisiones de alta peligrosidad.

En Oaxaca están giradas alrededor de unas 600 órdenes de aprehensión contra miembros de la APPO, pero también contra simples simpatizantes que un día salieron a las calles y mostraron cierto apoyo al movimiento social de los pueblos de Oaxaca y por lo cual fueron merecedores de una orden de aprehensión directa.

Actualmente es imposible ocultar que de los 214 detenidos, alrededor del 80 por ciento no tiene ningún vínculo con la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO), y al menos a ocho de ellos les fue dictado auto de formal prisión, pese a que sus nombres no estaban en el parte oficial de la PFP.

Esta es parte de la neurosis del PAN en el poder, la neurosis de una figura invisible y sin legitimidad en el poder, llamada Felipe Calderón. El régimen que intenta aplicar es un régimen del terror, una maquinaria paramilitar que destruye y arrasa todo a su paso, terrorismo de estado algunos lo llaman; el caso es que este escenario no está lejos de nuestra realidad, se encuentra frente a nosotros y si ya paso en Oaxaca, en Chiapas y en Atenco, también puede pasar en cada una de nuestras ciudades, con nuestros hermanos, padres e hijos que por una simple manifestación pueden ser condenados y desaparecidos por la maquinaria estatal, por el Leviatán propuesto por Hobbes.

No hay comentarios.:

Se produjo un error en este gadget.