1/12/06

El bastardo de la democracia ultrajada

Ya le urgía al chaparrin de lentes tomar posesión, sentía que se le iba de las manos la presidencia... y que el peje le comía el mandado. Después de tanta mentira, fraude, manipulación electoral, protestas y plantones, he aquí al hijo bastardo de la democracia mexicana ultrajada.

Es una lastima que vivamos en un país que tiende a olvidar continuamente las afrentas que la clase política realiza con tal de mantenerse en el poder y que sólo hace un uso político del pueblo, un clientelismo político que sirve para legitimarse en el poder.

Afortunadamente la conciencia de la dominación política en la que nos vemos envueltos está despertando en algunos, aquellos quienes están en resistencia y no se tragan el cuento de la presidencia legal de Calderón, ni su enclenque show de toma de posesión.

“La verdadera libertad no es poder decir lo que piensas, es poder pensar lo que dices”; de nada sirve conquistar la libertad de expresión y manifestación, si nuestro pensamiento y nuestro lenguaje están subsumidos al aparato represor y a las formas de la estructura social dominantes.

1 comentario:

Eratóstenes Horamarcada dijo...

Muy buen comentario y también la foto.

Se produjo un error en este gadget.